Carlos Corbacho, homeópata.

"La homeopatía no trata enfermedades en sí,  trata al enfermo"

De raza le viene al galgo, dice un dicho, y eso mismo podemos decir de él. Desde hace más de un siglo en su familia se ejerce la homeopatía, por tanto no es casual que el Dr. Carlos Corbacho se haya convertido en el doctor top de su especialidad.

Doctor, ¿la homeopatía es una medicina alternativa o es complementaria?
La medicina es una sola. La  homeopatía es una forma de tratamiento diferente que utiliza un principio de la naturaleza que es la ley de la similitud. Se aplica clínicamente la ley de la similitud y usa los medicamentos que pueden ser de origen vegetal, mineral e incluso animal en dosis infinitesimales, es decir, en dosis pequeñitas.  Es una medicina reactiva porque genera una respuesta curativa en el organismo.  Yo creo que es complementaria porque no se opone a que la medicina convencional haga su tratamiento cuando es necesario, y puede ser alternativa en el sentido que si la persona ha perdido  la esperanza de encontrar la curación con la medicina convencional, puede recurrir a la homeopatía para curarse o minimizar sus males
¿Qué enfermedades trata la homeopatía?
Trata todo tipo de enfermedad. La homeopatía no trata enfermedades en sí,  trata al enfermo. La homeopatía no es para qué,  sino para quién en el sentido que uno hace el perfil de la persona tanto en la mente como en el estado anímico como  en los síntomas físicos que tenga, y de acuerdo a ese perfil uno escoge los medicamentos que sean más adecuados para cada caso en particular. Entonces la enfermedad no tiene un nombre específico, sino cada paciente tiene su nombre y su apellido y recibe un tratamiento diferente.
Muchos naturistas o gente sin ninguna preparación científica se ofertan como homeópatas,  y usted es un médico cirujano. ¿Qué nos puede decir en defensa del ejercicio profesional de la homeopatía?
Cualquier persona para pode tratar a otro ser humano tiene que haber estudiado medicina, en primer lugar. Segundo, si quiere usar medicina alternativa, que puede ser acupuntura, hidroterapia, fitoterapia, naturismo hipocrático, talasoterapia o terapia neural, cualquiera que escoja,  tiene que hacerlo con una formación buena, o tiene que haber estudiado esto. No por el hecho de yo leer un folleto o usar un vademécum me puedo considerar homeópata. O por el hecho que aprendí  a usar tres o cuatro plantas me puedo considerar un fitoterapeuta. No es así. Tiene que haber una formación verdadera. Me parece malo que una persona que no tiene conocimiento  médico cabal pretenda curar.
¿Por qué se hizo homeópata?
Para mí fue fácil porque mi padre era homeópata, era médico también, estudió homeopatía en México. Para mí fue sencillo  porque ya tenía la formación y la costumbre de usar medicamentos homeopáticos desde muy niño. Mi bisabuelo  también tenía su botiquín homeopático traído de Inglaterra, así es que la homeopatía ya estaba en nuestra vida.

Usted enseña homeopatía en la Universidad de San Marcos, lo cual quiere decir que esta especialidad es reconocida como una carrera universitaria.
No. Yo enseño el capítulo de homeopatía dentro del diplomado de medicina complementaria. La medicina complementaria está tratando de conseguir el espacio que se le había negado anteriormente en el sentido de buscar que exista una formación universitaria completa en medicina complementaria. Pero la homeopatía es una especialidad médica reconocida en Brasil, Ecuador, México, Costa Rica, Argentina,  Alemania, Inglaterra y Francia.
El homeópata formalmente no existe en el país, ¿usted trabaja con el aval de su profesión de médico cirujano?
Exacto. Yo soy un médico que tengo la libertad de prescribir lo que creo conveniente en cada caso en particular, sea medicina convencional o sea medicina complementaria. Estoy respaldado por mi formación médica.
¿La medicina homeopática tiene contraindicaciones o efectos adversos?
Ninguna. La homeopatía no genera  efectos colaterales de ningún tipo, justamente por el hecho de ser microdosis. Es para niños, adultos y ancianos.
Siendo usted un homeópata prestigioso, ¿qué está haciendo para que esta especialidad sea reconocida oficialmente en el Perú?
Nosotros tenemos una escuela,  la Escuela Peruana de Medicina Homeopática, que da formación en seis ciclos de cuatro meses, o sea son tres años de estudios. Es lo mismo que se enseña en otros países del mundo porque tenemos unos lineamientos hechos por la Liga Médica Homeopática Internacional. Esta escuela es exclusivamente para médicos, ya tenemos dos promociones de egresados, tenemos dos en Arequipa, dos en Puno, uno en Chachapoyas, otro  en Trujillo y en el Cusco. Como dicen los jóvenes, ya empezó la movida homeopática en el Perú.

0 comentarios:

Publicar un comentario